sábado, 24 de septiembre de 2011

¿De qué va todo esto?

¿Tu opinión? 
La autovía A-92 no sólo sirve para reflexionar con los últimos momentos de la madrugada y las claritas del día. Con el sol en todo lo alto y en su máximo apogeo también es posible pararse a pensar -lo de pararse sólo es una frase hecha, los cinco sentidos siempre tienen que ir controlando el asfalto-. Hoy me ha tocado preguntarme para qué sirve escribir en este blog, mi libreta cibernética, o en mi libreta y mi bolígrafo de escribir. Si escribo aquí corro el peligro de que alguien lea algo que no me convenga que sepa -aunque ya hice eso hace un tiempo y me interesaba que lo leyera, total, se enteraba de nada o casi nada, ¿o no? Y sabes que te estoy preguntando a ti... qué tiempos tan prolíficos en cuanto al acto de juntar letras se refiere-, también puede pasar que alguno me tache de loco o directamente de gilipollas por no sólo escribir aquí, sino por permitirme el lujo de mover un poco el enlace para que la gente lo lea.

Pero esa realmente no es la cuestión. Como iba diciendo, durante mi tiempo de reflexión se me vino a la cabeza el título del blog, 'Jugando a ser periodista', ¿y eso por qué?, si aquí hago muchas cosas menos hacer labores periodísticas. Si lo más normal es que junte ideas propias y personales que nada o poco tienen que ver con el periodismo. Quizás debiera haber llamado al blog de otra forma, ¿jugando a ser escritor?, ¿jugando al psicoanálisis textual?, ¿o simplemente jugando a juntar letras? Difícil pregunta y terrible respuesta.

Por último me da por repasar las etiquetas con las que me gusta clasificar todo aquello que escribo: Desvaríos, Nota Mental o Brevedad. Etiquetas netamente personales, ¿a qué he jugado durante todo este tiempo? Reviso los dos últimos artículos que tengo en el tintero (borrador del blog, para que me entiendan), y más de lo mismo. Dos ¿artículos/reflexiones? que nada tiene que ver con la idea para la que me fabriqué este coqueto lugar.

Pese a todo, no se me quitan las ganas de escribir, y mucho menos de publicar. El ego me puede y, como a todos, me gusta que alguien me suelte eso de: "¡Me ha gustado eso que escribiste el otro día en tu blog!", ¿qué se le va a hacer?, al menos lo reconozco. Supongo que será porque en el futuro sé que los lectores no serán muy dados a felicitar por una buena noticia, un gran reportaje o un mejor artículo. Y todo ello, claro, si es que consigo escribir algo de eso.

No hay comentarios: