sábado, 31 de diciembre de 2011

¿Balance?

¿Tu opinión? 
Soy un chico de balances, lo sé y lo sabéis igual que yo. He hecho muchos durante todo este tiempo en el que he dejado mis tonterías por aquí. Balances mentales volcados en este blogciberdiarioonline que salieron con un volante entre las manos o justo antes de dormir...

Entonces, ¿qué sentido tiene echar la vista atrás por enésima vez?, si ya lo he hecho en una infinidad de ocasiones... ¿qué me voy a encontrar?, ¿de verdad es necesario decirlo por aquí?

Me encuentro situaciones parecidas a la vida de los mayores, una vida no experimentada antes, en la que los horarios los marcaba un jefe. Me topo con momentos en los que me tragué mis cojones, o se los eché a la situación, y fui el rey del mundo... para ser al poco tiempo un rey destronado. Lo siento, forma parte de este año. Ya se acabó el recuerdo.

Un viaje, dos viajes, tres viajes... el rojito siempre presente y el conductor más seguro con el que he montado jamás, al volante. Ronda, Mérida, Tarifa o Gibraltar. Repetir, repetir hasta siempre.
Discusiones, sacar la cara como nunca lo hice por mis convicciones. El ataque me hace más firme, menos dubitativo, parco en palabras, pero con argumentos, siempre argumentos.

Atrás se queda un mes de agosto... inolvidable, ¿sabés? (y esa tilde déjamela ahí puesta, ¿entendés?)

Mayo, octubre, cincuenta años...

Pero en el fondo, uno echa el pestillo al 2011 y entiende que falta algo. No sabe qué, o quién... bueno, si lo sabe, pero no con certeza, más bien sabe que falta un qué más que un quién. Lo segundo, es más complicado.

Rápido, escueto y simple resumen. Me falta mucho por incluir, mucho por recordar. Que no sirvan estas líneas como única despedida, sino como última firma del año en el lugar en el que fui más yo que en ningún otro sitio donde me pudo ver la mayoría.

Feliz 2012.

3 comentarios:

Jose dijo...

Un placer leerte una vez mas

Fco.Javier Baños dijo...

Muchas gracias Jose, feliz año nuevo!

Villa dijo...

Feliz año y espero que el año que viene pueda seguir leyendo este rinconcito. Un abrazo